Páginas

viernes, 25 de noviembre de 2011

LA PERSONA EMPRENDEDORA


Fieles lectores, quiero compartir con vosotros un pequeño manual básico para emprender que estoy elaborando, espero que os sirva de ayuda. Por favor, no olvidéis encender vuestra mente...
Debemos mantener e incluso incrementar la cultura emprendedora. Desde este punto de vista, podréis entender la realización de éste manual como una herramienta de asesoramiento y ayuda en el proceso de creación de empresas, incluso en el proceso de maduración de vuestra idea o proyecto. El post de hoy será el primero pero no el último relacionado con este Manual, que aún sigue “en construcción”.

El proceso de emprender es, sin duda, un camino muy complejo donde se necesita, entre otras cosas, voluntad, capacidad y suerte. Y a pesar de esto, incluso una buena combinación de todos estos factores no asegura el tan ansiado “éxito” en una idea o proyecto empresarial. La mayor dificultad es encontrar una idea atractiva y un nicho de mercado donde encajarla. A lo largo de este proceso inicial nos encontraremos con una serie de obstáculos que debemos aprender a sortear, y es en estos momentos cuando más pacientes y tenaces tenemos que ser, para poder llevar acabo nuestro reto: hacer realidad nuestro “sueño empresarial”.


Y si además te estás preguntando: ¿Cualquier persona puede ser emprendedora? ¿Existen emprendedores sin ideas o gente con ideas y poco espíritu emprendedor? ¿Qué cualidades y aptitudes debe tener una persona emprendedora? ¿La persona creativa nace o se hace? ¿Soy capaz de desarrollar un plan de negocio?, etc. por lo menos tienes inquietudes y ganas de avanzar en este nuevo mundo de la innovación, creatividad y creación de empresas.

No es fácil contestar a todas estas preguntas, cada situación tiene unas características diferentes y cada proyecto es único. Los casos son tan variados como las personalidades de cada una de las personas emprendedoras. A pesar de ello, revisando la literatura relacionada con el mundo emprendedor, se pueden sacar algunas conclusiones y recomendaciones que sí pueden ser consideradas como generales y básicas, tanto sobre cuáles son las aptitudes de un buen emprendedor como sobre las características básicas de un proyecto presumiblemente de éxito.

Si te empiezas a hacer preguntas como ¿Y si montara mi propio negocio? ¿Y trabajar por mi cuenta?¿Pero será muy complicado montar una empresa no?
¿Ya sirvo yo para todo esto? ¿Seré capaz de hacer frente a las situaciones que se me presenten? ... por lo menos tienes inquietudes en torno al emprendizaje.

¿Por qué no pasar a la siguiente etapa y profundizar en la idea de negocio? Cuento con vosotros en el siguiente artículo, donde profundizaremos sobre la idea de negocio.


2 comentarios:

  1. Siempre concuerdo con vos, es impresionante.
    saludos
    Lucia
    www.fidelizaralcliente.blogspot.com

    ResponderEliminar